• infochileenchina

China desarrollará su propia vacuna COVID de ARN mensajero

De acuerdo con diversos estudios, este tipo de vacunas ofrecen mejor protección contra una infección por ómicron cuando se usan como refuerzos.


Por Fabián Pizarro


China es uno de los pocos que no ha importado una de las vacunas COVID de ARNm excepcionalmente efectivas desarrolladas por Pfizer y Moderna. En cambio, hasta ahora se ha basado en vacunas desarrolladas por dos empresas chinas, Sinovac y Sinopharm. Sin embargo, esto puede estar configurado para cambiar, dado que está desarrollando su propia vacuna de ARNm.


Tanto la vacuna Sinovac como la Sinopharm utilizan un diseño tradicional, que contiene formas completas del coronavirus que han sido inactivadas, una forma probada de hacer que las vacunas funcionen. Sin embargo, si bien estas vacunas inicialmente fueron bastante buenas para evitar que las personas contrajeran COVID sintomático, esta protección disminuyó significativamente con el tiempo.


Estas vacunas también ofrecen poca protección contra la infección por omicron. Esto ha presionado a China para que desarrolle vacunas más efectivas, ya que sigue una estricta política de contención del virus.


Las vacunas de ARNm funcionan de manera diferente. Entregan un fragmento del código genético del coronavirus en el cuerpo, alojado dentro de una gota de lípidos. Una vez que esto ingresa a las células, se lee el código y las células producen copias de una parte clave del coronavirus, su proteína de punta.


Luego, el sistema inmunológico ve estas proteínas de pico y monta una respuesta a ellas, generando inmunidad contra el virus completo en caso de que se encuentre en el futuro.

Las vacunas de ARNm inicialmente generaron altos niveles de protección contra el contagio de COVID. Y aunque la protección que ofrecen dos dosis disminuye con el tiempo y ofrece poca protección contra la infección por ómicron, las vacunas de ARNm parecen ofrecer la mejor protección contra una infección por ómicron cuando se usan como refuerzos.


El desarrollo de ARCoV, la vacuna de ARNm candidata de China, comenzó en marzo de 2020. La tecnología utilizada es muy similar a la de las vacunas de Pfizer y Moderna, utilizando ARN mensajero modificado del virus, alojado en una gota de lípidos, para estimular la inmunidad.


Pero en lugar de hacer que el sistema inmunitario responda a la proteína de punta completa del virus como lo hacen las vacunas de Pfizer y Moderna, ARCoV hace que el cuerpo haga copias del dominio de unión al receptor (RBD), una subparte clave de la proteína de punta del virus que se utiliza para adjuntar y entrar en las celdas. Esta parte del virus parece ser especialmente reconocible por el sistema inmunológico, lo que sugiere que atacarla podría tener un efecto protector particularmente bueno.


Otra ventaja potencial que tiene ARCoV sobre las vacunas de ARNm anteriores es que es estable a 2-8 °C durante al menos un mes, lo que facilitaría mucho el transporte, el almacenamiento y la administración de la vacuna.


¿Qué tan bien funcionan estas vacunas?


Los resultados de un estudio inicial de la vacuna en humanos, donde 120 voluntarios fueron vacunados con dosis variables, se publicaron en enero de 2022 en The Lancet. Se encontró que la vacuna era segura, pero hubo una tasa más alta de fiebre después de la vacunación, especialmente en dosis más altas, que la que se observó en los primeros estudios de las otras vacunas de ARNm. Sin embargo, estas fiebres fueron de corta duración.


Ese ensayo más grande involucrará a más de 28 mil participantes en China, México e Indonesia y utilizará la dosis intermedia que se demostró que funciona mejor en este estudio inicial.


Se esperan algunos resultados provisionales en los próximos meses.





0 comentarios