• infochileenchina

Cuarentena días dos y tres: Dos días, dos PCR…

En este reporte les contaré sobre los dos PCR que me hicieron y mi experiencia con la sabrosa “Fruta del Dragón”.


Por Fabián Pizarro


Decidí hacer este reporte juntando los dos últimos días de encierro ¿Por qué? La verdad es que en cuarentena se vuelve un poco monótona la vida y para ser sincero hay pocas cosas dignas de contar. Lo más “Contable” fueron mi experiencia con los dos primeros PCR encerrado y la agradable sorpresa al saborear la “Fruta del Dragón”.


Como está establecido en el plan sanitario del Gobierno Chino, los días 2 y 3 de cuarentena hay que realizarse un PCR por día. Pasada las 09:15 suena el timbre de la habitación, como ya lo presentía, se trataba del personal médico que venía por mi fosa nasal derecha. Me puse el gorro (Para quienes me conocen, en estos días de encierro no he usado gel y el poco pelo que tengo se gobierna sólo) y la mascarilla para abrir la puerta, esto último requisito para asomarse al pasillo. Abro la puerta y sí, era él, el hombre vestido de blanco con cara de “Venga para acá” (到我这里来). Me tomó la temperatura, 36.6 grados, todo normal. Cuando de pronto lo veo sacar el sobre transparente con una varilla gigante en su interior. Tomó en sus manos el hisopado y me dijo en inglés “open your mouth” , me resistí pero al final aflojé, y ¡paf!, hasta el fondo. Mis ojos tiritaron y brotaron lágrimas de ellos. Qué sensación más desagradable, pero necesaria.


Video del PCR completo aquí



Esta rutina se repitió al día siguiente, aunque fue menos tortuosa, por suerte.


Las comidas siguen siendo variadas, hartas carnes, verduras, sopas, huevos, leche y fruta. Aún estoy tratando de acostumbrame a los nuevos sabores y aromas. Para los occidentales mañosos como yo, no ha sido fácil.



Lo más destacable gastronómicamente hablando venía en el postre y de eso les quiero hablar. Se trata de una fruta muy particular, la Pitahaya, también conocida como “La fruta del dragón”.


El aspecto de la pitahaya es extraño, hay que decirlo, y se debe a su cáscara puntiaguda y sus colores intensos. Su sabor es agradable, tiene la textura del kiwi pero bastante menos ácida y poco dulce. No tiene tanto sabor como uno pensaría por sus vistosos colores, pero es agradable al paladar. Es muy blanda y sobre todo jugosa. Si tuviera que ponerle una nota del 1 al 10, le pondría un 8.5. Fue una grata sorpresa .


Como leen, durante el encierro no pasan muchas cosas divertidas, menos pensando que fuera de este hotel están las calles del país más poblado del mundo, donde ocurren millones de cosas dignas de narra durante el día. Pero bueno, la cuarentena es parte de este proceso, aunque debo confesar que los niveles de ansiedad comienzan a subir.


Los días 4 y 5 de encierro (22 y 23 de junio), y según el plan sanitario del Gobierno chino, tengo que yo mismo hacerme un test de antígeno diario. Los resultados debo informarlos vía WeChat. Entre lo torpe que soy con las manos y lo poco prolijo, veremos si lo hago bien, temo por mi fosa nasal.


Les seguiré contando detalles de esta aventura.


Saludos!






0 comentarios