top of page
  • Fabián Pizarro Arcos

Misión lunar china:  Chang'e 6 transportará cargas científicas extranjeras

Italia, Francia y Suecia serán los países que tendrán un espacio en la misión lunar del “Gigante asiático”.


Por Fabián Pizarro


La sonda robótica Chang'e 6 no sólo realizará un intento ambicioso y sin precedentes de recolectar muestras de la cara oculta de la Luna, sino que también transportará tres cargas científicas europeas al sitio.


La misión tiene gran importancia porque las nuevas muestras permitirán a los científicos estudiar y comprender mejor la historia y la física de la Luna.


Según la Administración Espacial Nacional de China, las tres cargas útiles científicas extranjeras incluyen un instrumento de medición de radón de la Agencia Espacial Nacional de Francia que ayudará a estudiar el movimiento del polvo lunar y algunas sustancias químicas volátiles entre el regolito lunar, una capa de material rocoso no consolidado, y el exosfera lunar.


La segunda carga útil científica extranjera es un retrorreflector láser pasivo del Instituto Nacional de Física Nuclear de Italia que se utilizará como telémetro láser para el módulo de aterrizaje Chang'e 6.


La tercera carga útil, desarrollada por el Instituto Sueco de Física Espacial con el apoyo de la Agencia Espacial Europea, será el primer instrumento dedicado a iones negativos que volará más allá de la Tierra. Buscará detectar iones negativos emitidos desde la superficie lunar como resultado de la interacción con el viento solar.


Más de 20 propuestas de agencias espaciales y organizaciones de investigación extranjeras compitieron por la oportunidad de oro de unirse a la misión Chang'e 6 y aterrizar en la cara oculta poco conocida de la Luna, que hasta ahora ha sido objeto de especulación científica y de imaginación salvaje. Las tres propuestas de Francia, Italia y Suecia resultaron ganadoras.


Yang Yuguang, observador senior de la industria espacial y vicepresidente del Comité de Transporte Espacial de la Federación Astronáutica Internacional, dijo que abrir las naves espaciales de una nación a las cargas científicas de otras naciones se ha convertido en una práctica común entre las potencias espaciales porque la cooperación internacional puede maximizar el valor científico de una misión.


"Los científicos de todo el mundo siempre buscan con entusiasmo la oportunidad de colocar sus dispositivos científicos en una nave espacial, especialmente en una histórica como la Chang'e 6", dijo.


China y Europa han participado en la cooperación en la industria espacial durante muchos años, y dichos proyectos de colaboración han traído beneficios a ambas partes, dijo Yang, citando la cooperación exitosa en la transmisión de datos durante la misión Tianwen 1 a Marte de China.


Wang Yanan, editor en jefe de la revista Aerospace Knowledge, dijo que la misión Chang'e 6 ofrecerá a los científicos europeos la primera oportunidad de desplegar sus instrumentos en la cara oculta de la Luna, lo que será un momento histórico para la comunidad de investigación planetaria en Europa.


"A través de esta medida, China ha demostrado su sinceridad y capacidad para impulsar la cooperación espacial internacional, y también definitivamente impulsará la colaboración en la exploración y el desarrollo lunar entre China y Europa", dijo Wang.


Está previsto que en las próximas semanas despegue desde el Centro de Lanzamiento Espacial de Wenchang, en la costa este de la provincia de Hainan, un cohete de carga pesada Gran Marcha 5, que transporta la sonda robótica Chang'e 6.


Si todo va según lo previsto, la nave espacial realizará una serie de maniobras de vuelo y finalmente aterrizará en la cuenca Aitken del Polo Sur.


Al igual que Chang'e 5, su predecesora, la nave espacial Chang'e 6 es un producto de la Academia China de Tecnología Espacial en Beijing y también consta de cuatro componentes: un orbitador, un módulo de aterrizaje, un elevador y un módulo de reentrada.


Después de recolectar polvo y rocas en la Luna, el elevador transportará las muestras a la órbita lunar para transferirlas al módulo de reentrada, que las transportará a la Tierra.

Mientras tanto, los instrumentos científicos del módulo de aterrizaje seguirán realizando sus operaciones mientras tengan suficiente potencia.


Estados Unidos, la ex Unión Soviética y China han traído muestras lunares a la Tierra, pero ninguno ha obtenido suelo de la cara oculta de la Luna.


Aunque el lado opuesto había sido fotografiado previamente por naves espaciales, ninguna sonda había aterrizado en él hasta la misión Chang'e 4 de China, que aterrizó en la cuenca Aitken del Polo Sur en enero de 2019.

 

0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page