top of page
  • Fabián Pizarro Arcos

Pandas gigantes: un esfuerzo de conservación china

Autoridades gubernamentales, comunidades científicas y la población civil unen esfuerzos para la conservación de los pandas en China.

 

Por Magdalena Rojas, Revista China Hoy

 

Son muchos los que han aunado fuerzas, desde autoridades gubernamentales hasta comunidades científicas y la población civil, para proteger esta adorable especie característica de China.


Base de Chengdu 


Con una nueva área abierta al público hace dos años, la Base de Investigación de Cría de Pandas Gigantes de Chengdu ha estado abocada a su trabajo en pos de la conservación de esta especie, considerada un tesoro nacional de China.


Gracias a esta nueva zona, la base ahora cuenta con 238 hectáreas de terreno donde viven un total de 237 pandas. Sin embargo, el centro no solo posee recintos para que los pandas puedan ser apreciados por los visitantes, sino que también está compuesto por un sólido equipo de científicos, investigadores y cuidadores, que tienen como principal tarea preservar y aumentar su población.


Los pandas suelen tener una o dos crías, pero en estado salvaje, es extremadamente difícil que sobrevivan ambos, ya que la madre cuida al más fuerte. En la Base de Investigación de Cría de Pandas Gigantes de Chengdu, este problema se ha logrado revertir gracias a una serie de factores. Por un lado, se hace un monitoreo constante del estado de los pandas y hay instalaciones climatizadas para los meses de invierno, incubadoras e inseminación asistida en muchos casos. Pero, además, se emplea un ingenioso método: cuando un oso panda da a luz a dos crías, estas son alternadas entre sí. De este modo, la madre cuida de una un rato y luego, sigilosamente, se retira esta y se introduce la otra, para que así pueda cuidar de ambas sin siquiera percatarse.


Además, la base ha publicado más de 400 artículos en revistas científicas, ha ganado 75 premios a nivel nacional, provincial y municipal, y ha registrado 81 patentes hasta la fecha, entre otros logros importantes.


El bambú constituye el alimento principal de los pandas gigantes, pero además pueden comer bulbos, raíces y ciertas frutas. Según una de las guías de la base, estos mamíferos pueden dormir hasta 12 horas al día y pasar otras 10 horas comiendo. Su carácter afable los convierte en especies profundamente adoradas, aunque su aparente tranquilidad no debe tomarse a la ligera. Los pandas son animales territoriales, por lo que están dispuestos a pelear con sus pares por territorio y comida, razón por la cual llevan una vida en solitario y al cabo de dos años aproximadamente, son puestos en recintos por separado.


Wang Jiarui trabaja para el Departamento de Nuevos Medios de Sichuan Pictorial Company. A menudo, le toca llevar a diversas delegaciones que visitan Chengdu a la Base de Investigación de Cría de Pandas Gigantes. “En mi opinión, los pandas son una especie con un aspecto enternecedor, que además puede ser considerado como un símbolo de China”, manifiesta. “A todos los visitantes que he conocido les encantan los pandas, ya que inspiran un sentimiento de dulzura y paz, y también pueden servir como un puente entre diferentes nacionalidades y culturas”.


Políticas de protección 


Como parte de su compromiso con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, China ha hecho esfuerzos notables de cara a la preservación del medio ambiente, el uso de energías limpias, la protección de la biodiversidad y la disminución de gases de efecto invernadero. La conservación de los pandas y de otras especies salvajes también ha sido parte de este esfuerzo conjunto, que ha involucrado tanto al Gobierno, como al sector privado y a la comunidad civil.


Como se desprende del informe al XX Congreso Nacional del Partido Comunista de China presentado por el presidente Xi Jinping, uno de los compromisos fundamentales adoptados por el Gobierno tiene que ver con la promoción del desarrollo verde y el fomento de la coexistencia armoniosa entre el ser humano y la naturaleza. “La condición básica de la cual depende el ser humano para su existencia y desarrollo es la naturaleza. Respetarla, adaptarnos a ella y protegerla representa una exigencia inherente a la construcción de un país socialista moderno”, reza el documento.


En ese sentido, el desarrollo de China ha sido pensado de la mano con la protección y conservación del entorno, incluida su flora y fauna. “Debemos interiorizar firmemente y practicar la noción de que las aguas cristalinas y las verdes montañas son cordilleras de oro y plata, y ponernos en la altura de la coexistencia armoniosa entre el ser humano y la naturaleza para planear el desarrollo”, se lee en el mismo informe presentado por el mandatario chino el 16 de octubre de 2022.


Sin embargo, con anterioridad a estos últimos esfuerzos de carácter gubernamental y civil, en 1987, a través de la Ley de Protección de la Vida Silvestre y la Ley de Protección Ambiental, China prohibió la caza furtiva de los pandas, al castigar esta práctica incluso con la pena de muerte. Además, se han destinado grandes recursos a campañas de sensibilización y concienciación entre la población local.


Devinder Kumar, periodista de China Pictorial, lleva aproximadamente ocho años viviendo en China. “He visitado zoológicos y centros de conservación en otros países, pero en China creo que los animales tienen un entorno más adecuado y más espacioso, que si bien es artificial, se asemeja perfectamente a su hábitat natural”, señala. Asimismo, dice que siente una gran satisfacción al ver “cómo el centro de investigación y el personal cuidan de los pandas, lo cual indica que se toman muy en serio su bienestar”.


Los pandas viven mayoritariamente en el sudoeste de China, en las provincias de Sichuan, Shaanxi y Gansu, además de la región autónoma del Tíbet. De acuerdo con el último censo del Gobierno chino realizado en 2015, hay casi 1900 ejemplares en libertad, lo que supone un aumento del 16,3 % respecto al último censo de hace 20 años. Además, hay 67 reservas de pandas alrededor de China, las cuales no solo han ayudado a conservar la especie, sino también a proteger grandes áreas de bosques montañosos de bambú.


0 comentarios

Comments


bottom of page