top of page
  • Fabián Pizarro Arcos

China lanza sonda Chang'e-6 que recogerá muestras de la cara oculta de la Luna

La sonda Chang'e-6 consta de un orbitador, un módulo de aterrizaje, además de un módulo de ascenso y retorno.


Por Fabián Pizarro


China lanzó este viernes la sonda Chang'e-6 para recoger y traer de vuelta muestras de la misteriosa cara oculta de la Luna, lo que representa el primer esfuerzo de este tipo en la historia de la exploración humana del satélite terrestre.


Un cohete Gran Marcha-5, con la sonda Chang'e-6 a bordo, despegó de su plataforma a las 17:27 (hora de Beijing) desde el Sitio de Lanzamiento de Naves Espaciales de Wenchang, en la costa de la sureña provincia insular china de Hainan.


Aproximadamente 37 minutos después del despegue, la nave Chang'e-6 se separó del cohete y entró en su órbita prevista de transferencia Tierra-Luna, a una altitud de perigeo de 200 kilómetros y una altitud de apogeo de unos 380.000 kilómetros, según la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA, por sus siglas en inglés).


El lanzamiento de la nave espacial Chang'e-6 fue todo un éxito, anunció la CNSA.


"Recoger y traer de vuelta muestras de la cara oculta de la Luna es una hazaña sin precedentes. Actualmente, sabemos muy poco sobre la cara oculta de la Luna. Si la sonda Chang'e-6 logra su objetivo, proporcionará a los científicos las primeras pruebas directas para comprender el entorno y la composición de los materiales de la cara oculta de la Luna, lo que es de gran importancia", declaró Wu Weiren, miembro de la Academia de Ingeniería de China y diseñador jefe del programa de exploración lunar del país.


La sonda Chang'e-6, al igual que su predecesora Chang'e-5, consta de un orbitador, un módulo de aterrizaje, un módulo de ascenso y un módulo de retorno.


Tras llegar a la Luna, realizará un aterrizaje suave en la cara oculta del satélite. Dentro de las 48 horas después del aterrizaje, un brazo robótico se extenderá para recoger rocas y tierra de la superficie lunar, y un taladro perforará el suelo. Simultáneamente, se llevarán a cabo trabajos científicos de detección.


Una vez selladas las muestras en un contenedor, el ascensor despegará de la Luna y se acoplará al orbitador. A continuación, el módulo de retorno transportará las muestras de vuelta a la Tierra y aterrizará en la región autónoma de Mongolia Interior, en el norte de China. Según la CNSA, se prevé que el vuelo dure unos 53 días.


Como el ciclo de revolución de la Luna es el mismo que su ciclo de rotación, la misma cara está siempre orientada hacia la Tierra. La otra cara, la mayor parte de la cual no puede verse desde la Tierra, se denomina cara oculta o "lado oscuro" de la Luna. Este término no se refiere a la oscuridad visible, sino más bien al misterio que envuelve esta zona del satélite terrestre, en gran medida inexplorada.


Las imágenes de teledetección muestran que las dos caras de la Luna son muy diferentes. La cara cercana es relativamente plana, mientras que la cara lejana está densamente salpicada de cráteres de impacto de diferentes tamaños y presenta muchos menos mares lunares que la cara cercana. Los científicos deducen que la corteza lunar del lado lejano es mucho más gruesa que la del lado cercano. Pero la razón de ello sigue siendo un misterio.


"La cantidad de muestras que Chang'e-6 puede recolectar es incierta y no se puede estimar con precisión en este momento. Nuestro objetivo es recolectar dos kilogramos", añadió Deng Xiangjin, experto de la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China.


La misión Chang'e-6 transporta cuatro cargas útiles desarrolladas a través de la cooperación internacional. Instrumentos científicos de Francia, Italia y la Agencia Espacial Europea/Suecia están a bordo del módulo de alunizaje de Chang'e-6, y un pequeño satélite de Pakistán está a bordo del orbitador.


0 comentarios

Comments


bottom of page