• infochileenchina

Conoce el "Teng Chieh", el Halloween chino

El “Festival de los Fantasmas Hambrientos” se celebra el séptimo mes lunar del calendario chino, ese día se preparan comidas típicas que usan de ofrenda a sus difuntos.


Por Fabián Pizarro


En China, la fiesta de Halloween se conoce como “Teng Chieh” ( o “Festival de los Fantasmas Hambrientos” ) y se celebra el séptimo mes lunar del calendario chino, durante la decimocuarta noche. Extrapolando esa fecha a nuestro calendario, hablamos de un día variable entre mediados de agosto y principios de septiembre. Ese día, las puertas del infierno se abrirán, permitiendo a los hambrientos espíritus regresar de nuevo a nuestro mundo…


Para los chino es el momento del año en el que pueden conectar con sus seres queridos fallecidos y hacer más cómoda su estancia en la “otra vida”. Es una noche llena de simbolismos que es aprovechada, como tantas otras festividades en el “Gigante asiático”, para reunir a la familia.


Durante esa noche se preparan comidas típicas que usan de ofrenda a sus difuntos. Se encienden grandes hogueras, y, sobre pequeños botes, se ponen unas linternas o luces que se echan al cielo. También, colocan comida, agua, sal y una linterna de papel frente a las fotografías de los difuntos para iluminar su camino.


Estas luces sirven de ayuda a las almas de los muertos para guiarles en su travesía al más allá, sobre todo para aquellos que no hayan tenido una muerte pacífica o un entierro digno.


¿Cuál es el origen de “Festival de los Fantasmas Hambrientos”?


Esta festividad tiene su origen en dos leyendas, una taoísta y otra budista.

Según la tradición taoísta , el día 15 del séptimo mes lunar es el cumpleaños del Rey del Infierno. Durante todo el mes, los fantasmas hambrientos son perdonados y liberados. Para evitar que los espíritus sufrientes causen problemas a los vivos, los taoístas, en la tierra, cantan sutras y ofrecen sacrificios a los muertos.


La a su vez, la leyenda budista nos habla de Mulian, uno de los diez discípulos de Buda. Esta es una de sus versiones:


Mulian había obtenido la iluminación y poseía poderes milagrosos. Un día, gracias a sus poderes, encontró a su madre muerta en el reino de los fantasmas hambrientos. Su aspecto era terrible, con un cuello largo y fino por el que no cabía alimento alguno. Estaba muy hambrienta.


Esta imagen dejó desolado a Mulian, quien usó sus poderes para ofrecer un plato de arroz a su madre. Pero, cuando el espíritu estaba a punto de comer, la comida se convirtió en cenizas.


Preocupado, Mulian acudió a Buda quien le dijo: “En vida, tu madre era culpable de muchos pecados, por eso ha sido condenada a ser un fantasma hambriento y sufrir mucho. No puedes liberarla con tu propia fuerza, sino con el poder de todos los monjes. El día 15 del séptimo mes lunar, después de todo un mes de cultivación, es el momento en el que muchos obtienen la iluminación”. Ahí estaba la clave.


Gracias a sus méritos espirituales y a la ofrenda colectiva del día 15 del Mes del Fantasma, Mulian consiguió liberar a su madre, quien volvió a renacer en el cielo.


Foto https://www.ellitoral.com

0 comentarios